“SQUARE FAST-BREAK DRILL” (Ejerc.Contraataque)

Escrito por en 29 enero, 2018

SQUARE FAST-BREAK DRILL

28 de enero de 2018                                                                      Coach Plaza

 

JUGAD.: 4c0 o 4c4 BALON.: 1 PISTA: Completa DURAC.: 8m.  OBS.: Resolver Situac.Real Contr.

 

Empezamos este año con un ejercicio que me inventé hace años. Quería recrear una situación de contraataque que se alejara de los clásicos (aunque igualmente interesantes) mecánicos y estándares ejercicios que solemos hacer a nuestros jugadores. Pretendía generar una opción real e intuitiva y lo más semejante a un partido, en el que no siempre son los tres (¿) exteriores los que corren delante del balón, en el que fuera difícil conservar el orden de las calles cuando corremos y en el que, entre otras cosas, no hubiera un orden pre-establecido ofensivo y un ajuste determinado defensivo.

Square-1

Square-1

En la línea de los ejercicios que os suelo proponer, este tipo de contraataque, tendrá una evolución y en su primera fase “primitiva”, estableciendo una fila de 4 jugadores que, dispuestos frente al tablero (frente al aro sería genial), irán palmeando el balón y saliendo sobre un mismo lado, hasta que el Entrenador, de espaldas a la acción, haga sonar el silbato. En ese momento, el jugador que iba a palmear, capturará el balón en el aire (¡no esperar a que baje!) y cayendo ya con los pies en diagonal, hará un pase con su mano exterior al jugador que tenía a su espalda en la fila.

Sí el que coge el rebote es (5) “el pívot” y quien le seguía a continuación fuera un exterior (1), no habría dudas…, el pívot pasa al jugador perimetral que se abrirá a 45º, en la prolongación de la línea de tiros libres coincidiendo con la línea de 3 puntos y desde allí este trasladará el balón con pases (mejor) o con botes hacia la canasta contraria, en el menor espacio de tiempo posible. ¿Pero, y si es un pequeño (2) el reboteador y le sigue un jugador interior (4)? Les exijo a los jugadores que, el “pívot” (4 o 5) más alejado del aro, arranque esprintando como primer tráiler hacia el aro contrario, mientras que el que esté más cerca del aro, se abrirá como si fuera un exterior para recibir ese primer pase de abertura, pero en lugar de salir botando, como podría hacer cualquier otro jugador, le pediremos que haga de “poste repetidor”, es decir, que tal como la reciba…, la devuelva lo antes posible y sin botes o con los mínimos posibles.

El exterior que no haya capturado el rebote (procuraremos que en cada grupo haya dos jugadores que jueguen en posiciones exteriores y otros dos en las interiores), procurará crear el segundo pase del contraataque o se alejará por completo manteniendo una distancia que no entorpezca al exterior que capturó el rebote y que cogerá la perpendicular del aro opuesto, una vez le sea devuelto el balón lo antes posible.

Una vez en esta fase, un pase directo y bombeado al pívot o ala-pívot que corrió delante y posicionado en la zona rival, sería extraordinario. Si para ese propósito debemos hacer un pase de lado a lado (“Skip-Pass”) que facilite la entrada de balones en la zona desde otro ángulo, u obtener un triple o tiro cómodo en el (mal llamado) lado débil…, lo haremos.

A partir de ese punto…, todo es posible (un bloqueo directo del último jugador al jugador con balón; un bloqueo indirecto al exterior del lado opuesto; una recepción para una inversión rápida, un bloqueo ciego entre pívots que provoque un cambio de asignación y por tanto un desajuste defensivo inicial, un bloqueo indirecto tras pase al poste bajo o simplemente una carga del rebote ofensivo en carrera).

Y todo ello intentaremos ejecutarlo por debajo de los 8 segundos, de modo que no podemos especular con el balón en ningún caso y sí ejecutaremos cualquiera de las opciones que conlleva la triple amenaza… (tiro, paso o penetro) inmediatamente, hasta conseguir el mejor tiro que nos podamos permitir.

Al finalizar este primer tramo, procuraremos que los exteriores (Ala-pívots incluidos) deban cruzar pasar por debajo de la línea de tiros libres antes de iniciar el retorno explosivo hacia el aro contrario, creando así nuevas “primeras” líneas de pase tras el nuevo rebote y así iniciar el consiguiente contraataque e impidiendo que nadie vuelva desde el medio campo si se hubiera producido previamente un tiro fácil en 3 segundos.

Como siempre os aconsejo, el detalle marcará la diferencia y es en ello en lo que debemos invertir más tiempo, hasta lograr una total asimilación en el jugador y que posteriormente le ayudará en cualquier equipo en el que se encuentre (pases con la mano exterior, caída de pies tras rebote, primer bote avanzado, juego sin balón, lectura de espacios, vista perimetral, comunicación…, mucha comunicación verbal y gestual), especialmente en la fase de creación y generación de ventajas del contraataque, más que en la de definición.

Square-2

Square-2

Bien, este es el segundo tramo que os propongo de este mismo ejercicio “Square Fastbreak”.

En el haremos equipos de tres jugadores y que intercalaremos en esa “fila india” inicial. Pediremos a estos que sigan saliendo todos por el mismo lado tras palmear, aunque quizá eso ya condicione un poco el primer pase posterior. Más adelante, podemos dejar libre ese giro. Ahora, más que nunca, y con el riesgo de que puedan repetir algunas veces los mismos atacantes, el Entrenador deberá utilizar el silbato de espaldas a la acción (a menos que quiera incidir en la mejora del gesto técnico de un determinado jugador), dando así “naturalidad” al ejercicio y no sabiendo quien deberá atacar o defender.

El ataque lo construiremos igual que en la fase anterior, pero con la dificultad añadida, de unos defensores que impedirán una progresión lineal y a buen seguro alterarán cualquier transición ofensiva pre-establecida. Saber leer y ajustar nuestros pases (incluyendo fintas), botes contra el tránsito y movimientos sin balón…, será clave para el éxito del contraataque. Generar líneas de pase y hacerlo manteniendo la distancia adecuada a la progresión del balón, será uno de los grandes retos del Entrenador.

Tras el tiro, bandeja, mate… ahora el ataque pasará a ser defensa y viceversa, de modo que, anote o no anote el equipo que atacaba, pasará a defender, y los antiguos defensores, sin sacar en ningún caso de la línea de fondo, harán lo mismo (intentar obtener un tiro en menos de 8” en el aro contrario), con las mismas condiciones, pero quizá, con un mayor orden y respeto de los espacios que tuvieron a la ida.

Este es un ejercicio de los que yo denomino “Mixtos” (no específicamente de ataque o de defensa, si no que poseen ambos componentes) y como tal nos interesa también el apartado defensivo. De este modo, exigiremos a quienes realizan el balance que procuren lo opuesto al ataque, o sea que impidan una canasta rápida ¿Cómo?

– presionar el balón tras el rebote defensivo, impidiendo un pase largo o vertical

– al siguiente defensor, que impida una abertura rápida del primer pase y dificultar el segundo que pudiera darse o que contenga el bote pegado a la línea lateral

– a los posteriores que, prescindiendo de la altura, se ocupen de no tolerar bandejas, ni tiros cómodos tras uno o dos pases

– que todos ellos salten de delante a atrás, hacia la línea de balón y nunca estén por encima de ella, e incluso si “su” par realizara una transición lenta al ataque, que se permita ayudar o enturbiar defensivamente la progresión del balón

– por último, cerrar bien todos el rebote defensivo, para el posterior contraataque

Dicho esto, todos ellos (atacantes y defensores) deberán asimilar una gran capacidad de “acción-reacción”, sin distracciones, sin lamentos, sin demoras de ningún tipo que ralenticen el contraataque o el balance. Estimular la comunicación de todos los componentes, sería muy beneficioso en ambas direcciones y de gran ayuda en el futuro.

Square-3

Square-3

Bien, para acabar y procurando hacerlo aún más real, añadimos un cuarto jugador por grupo al ejercicio. El objetivo es el mismo que en el apartado anterior, y tan solo dispondremos a los jugadores en dos filas perpendiculares al aro, de modo que puedan palmear, pero esta vez cruzando el balón de un lado a otro por encima del aro.

Vigilar que la disposición inicial sea:

  • Un miembro del equipo A, dos del equipo B y otro del equipo A

En el otro lado, haremos exactamente lo contrario. La explicación (¡paranoica del autor…, lo siento!) es no acumular jugadores del mismo equipo en un mismo punto, lo que facilitaría un rápido pase de “béisbol” tras la captura del rebote defensivo.

Esta estructura hace, si cabe, más real la reacción posterior al rebote. Quiero decir que, si pretendemos que quien está delante en ese momento y que no haya capturado el rebote, presione el primer pase de salida, esta posición inicial del ejercicio, la hará más veraz, más similar a un partido.

Uno de los aspectos que cambia respecto al anterior ejercicio, es que la tendencia natural del reboteador, puesto a que le llevará a querer hacer un primer pase… frontal, puesto que los receptores estarán dispuestos delante y detrás de quien coge el rebote. También aquí se darán más segundos pases en diagonal, pues la distribución inicial generará mayor espacio entre líneas y por tanto más carriles hacia el aro rival. El uso adecuado del último jugador, nos reportará muchos beneficios, si sabemos involucrarlo.

Por otro lado, y en el aspecto defensivo, las distancias serán mayores, especialmente si el ataque quiere abarcar todo el campo y posibilidades. Mantener una posición adecuada constante será clave. No solo que no haya NUNCA NADIE por encima de la línea de balón, si no estar siempre bien posicionado en el lado “débil”, de modo que permita ver a balón y atacante por igual, y así poder ayudar en caso de problemas. También pediremos que el último defensor (a quien habremos encargado presionar la salida del primer pase tras el rebote), que vuelva lo antes posible y se comunique con sus compañeros, además de que probablemente deba defender al jugador que esté más alejado del balón si el resto está intentando colapsar las penetraciones verticales rivales.

Explicarnos bien antes de iniciar el ejercicio, será importante para no crear un “correcalles” nada productivo. Me refiero a que, podemos lanzar un tiro de 3 puntos de ocho metros (?), por supuesto, pero sin olvidar que hay pases más “trabajados” (hacia el interior o incluso para un tiro de 3 en el lado opuesto) y hasta penetraciones 1c1 que obtendrían faltas y tiros libres, o ayudas largas para tiros de otro compañero y que, por encima de todo ello, deberíamos dar MUCHO valor a la primera fase de creación… ¿Contraataque sin rebote defensivo? ¿Sin un buen primer pase de salida? ¿Eso como se come? Será pues nuestra responsabilidad, incentivar esos primeros gestos que a menudo no ponemos en valor.

Bien, a buen seguro el uso de este ejercicio “Square Fastbreak Drill” os permitirá añadir más detalles y matices que, si queréis compartir conmigo, serán siempre bienvenidos. Espero que os pueda ser útil, total o parcialmente…, ese es mi humilde objetivo. Si tenéis alguna duda, no os suponga ningún problema escribirme para preguntármelo. Un abrazo.

 

(*) espero que pronto pueda colgar en esta web (www.joanplaza.com) y apartado, los ejercicios en video y que desde septiembre os he ido entregando mensualmente. Eso ayudará a su comprensión.

Etiquetado como



Comentarios

Deja una Respuesta

Tu dirección de email no será publicada.Los campos obligatorios están marcados *


Continuar leyendo

Siguiente contenido

LOS INSPIRADORES DE AMELA


Thumbnail
Anterior contenido

LA RAZA HUMANA (1ªparte)


Thumbnail


Buscar