MINDSET -La actitud del éxito- Carol S.Dweck

Escrito por en 22 octubre, 2018

MINDSET  Carol S. Dweck

[Editorial Sirio -3ªEdición-]

 

Si me he explicado bien en mi mensaje inicial en Twitter sobre este libro y para dejarlo claro, me parece que estamos frente a este tipo de libros que, de vez en cuando, al acabarlos, te preguntas: “¿Cómo puedo haber vivido hasta día de hoy sin haberlo leído?

Vaya por delante que no tengo contactos con la editorial que lo puso en la calle y que desgraciadamente no conozco a su autora. El libro me lo recomendó alguien que la gran mayoría de vosotros no conocéis y que incluso cuando os diga su profesión, exclamareis: “¿Ese? ¿Qué autoridad tiene él como para que yo pierda unas horas/días de mi vida leyendo ese libro?”. Bien, pues ahí va, su nombre es Brad Stevens y es el actual Entrenador de los Boston Celtics de la NBA.

La rotundidad que empleáis las personas que me rodeáis al sugerirme un texto (novela, psicología, biografías, etc…), música, teatro o película, hace que aumente la premura en el momento de querer adquirirlo. Un libro puede gustarte más o menos, pero cuando las pupilas se dilatan y el tono de voz de quien te lo recomienda envuelve el motivo de tus palabras, eso me llama la atención.

El libro pone negro sobre blanco, en cuanto dos formas de ser y de entender la vida y permite entender como, sin saberlo, encaramos y solucionamos muchos de nuestros retos cotidianos, de cualquier índole: personal, de pareja, como padres o con nuestras amistades; como profesionales de la educación (maestros, entrenadores, etc…) y cuales son las raíces para que muchas veces perseveremos o tiremos la toalla frente a una dificultad.

Portada Libro

Portada Libro

¿Qué clase de mentalidad puede convertir un fracaso en un don? Hay quien cree que la forma de ser de las personas es algo tallado a piedra, inamovible. Saber si las cualidades humanas pueden cultivarse o son innatas…, es el gran dilema.

Algunos afirman que existe una base física para esas diferencias, apelando a protuberancias craneales -tamaño y forma- y otros lo vinculan a los genes. Otros señalan que las grandes diferencias las marcan los antepasados, las experiencias y la preparación o formas de aprendizaje, pero incluso Alfred Binet (el inventor del test del Cociente Intelectual) creía que la educación y la práctica podían dar lugar a cambios fundamentales en el desarrollo intelectual…, ¿Quién tiene razón?

Con esta pequeña introducción la autora nos pone sobre la pista de lo que nos quiere explicar y que nos afecta a TODOS en primera persona: ¿Qué tipo de Mentalidad tienes… FIJA (a modo de mano de cartas que te ha repartido la vida y con las que debes vivir por los restos…) o de CRECIMIENTO (aquella que puedes cultivar mediante el esfuerzo mediante la dedicación y el esfuerzo)?

            ¿Sabias que Darwin o Tolstoy se les consideraba niños absolutamente corrientes? ¿O que Ben Hogan uno de los mejores golfistas de todos los tiempos, era un niño torpe y desgarbado?

¿Porqué perder el tiempo una y otra vez demostrando lo bueno que eres, cuando podrías invertir esa energía en ser aún mejor?

¿Porqué ocultar tus deficiencias en lugar de superarlas?

¿Porqué rodearte de amigos o colaboradores que alimenten tu autoestima en lugar de abrirte a otros que te reten a crecer?

            Benjamin Barber (sociólogo): “¡Yo no divido el mundo entre débiles y fuertes, ni entre éxitos y fracasos, lo hago entre los que aprenden y los que no!”.

Carol S.Dweck

Carol S.Dweck

El libro nos habla de estudios con personas de distintas edades y pone énfasis en como son y educamos a los niños, quienes con una Mentalidad Fija ya, a muy temprana edad, quieren asegurarse el éxito, y sin embargo quienes poseen la Mentalidad de Crecimiento, el éxito tiene que ver con superarse a si mismo.

En muchas de las pruebas que Carol y su equipo realizaron a estudiantes (con niveles de depresión más altos), percibieron muy claramente que los de Mentalidad Fija mantenían el interés en tanto en cuanto todo les iba bien…, inmediatamente. Si no hacían gala de su inteligencia, no podían disfrutar y desistían. Siempre con el miedo de que un fracaso les marque para siempre.

De hecho, consideran el esfuerzo, una característica propia de aquellos que no tienen talento o capacidad (“¡Si lo tienes, lo tienes; y si no lo tienes, ¡no lo tienes!”). Hay algunas afirmaciones que asustan pero que, si nos paramos a pensar, son muy frecuentes a nuestro alrededor.

“Si tienes que trabajar mucho por algo, será que eso no se te da bien”

“Los verdaderos genios no necesitan esforzarse”

“Es Vidori (Violinista) hubiera salido con un violín del vientre de su madre, o Michael Jordan driblando o Picasso pintando”

            Y para ello pone muchos ejemplos de personajes que como J.McEnroe (tenista) a quien no le gustaba aprender, no prosperaba con los desafíos y cuando la cosa se ponía mal, a menudo abandonaba o acusaba a terceros. Y me encanta esta afirmación del New York Times en la cual decía: “El fracaso ha pasado de ser una acción (yo fracaso) a ser una identidad (yo soy un fracasado)”, ¿No os parece?

Quienes poseen la Mentalidad de Crecimiento, sin embargo, parten de la idea de que el potencial de cada uno necesita tiempo para florecer. Creen que incluso los genios tienen que trabajar mucho para conseguir lograr algo. Este tipo de planteamiento vital, permite que la gente ame lo que esté haciendo, y que lo siga amando frente a las dificultades. Permite además aceptar algunas de nuestras imperfecciones y asumir que no tienes que pensar que ya eres maravilloso en algo que quieras hacer y que disfrutas haciendo. Nos habla que los estudiantes con esta predisposición, estudian para aprender, no para sacar un sobresaliente en el examen.

“¿Era la habilidad musical de Mozart o el hecho que trabajo hasta que se le deformaron las manos?”

            Nos habla de que todo el mundo tiene elementos de las dos Mentalidades en una u otra proporción y en como las notas de los exámenes (ese gran condicionante y estigma escolar) y los logros anteriores te dicen donde está un alumno, pero no te dicen nada de donde puede acabar. Y que hay personas que sencillamente van recogiendo esas habilidades durante el transcurso natural de sus vidas, mientras que otras deben esforzarse por aprenderlas y reunirlas.

Por último, algo que me ha sorprendido mucho, es cuando habla de lo inapropiado de elogiar la habilidad de los niños (y personas) de cara a fomentar su confianza y los logros, y como rebaja los coeficientes intelectuales. Cuando en realidad, y en base a los estudios y test realizados, que son inapelables y no dejan lugar a la duda…, lo que debemos fomentar y elogiar es el esfuerzo, si lo que querremos es que se persista en la mejora, y eleven los citados coeficientes.

Habla de la nociva influencia de las etiquetas y de los estereotipos, y de cómo afectan al rendimiento de las personas con Mentalidad Fija, y de cómo, sin embargo, quienes la tienen de Crecimiento ven el prejuicio como lo que es, un punto de vista ajeno y limitado.

2 tipos de mentalidad

2 tipos de mentalidad

Habla de cómo estos dos planteamientos afectan al mundo del deporte o a cualquier actividad creativa. En como salpica en el universo de los negocios (Enron, Chrysler, IBM, Ford, General Electric, AOL, Xerox, etc…) y su consiguiente influencia en Wall Street. En como se identifican claramente en el cosmos de la política (Kennedy, Churchill, etc…). Pero tampoco deja de manifestar su brutal influencia y con una claridad meridiana en el mundo de las relaciones sentimentales entre los matrimonios, e incluso en como se delatan en las relaciones familiares con hermanos/as y padres, así como afrontamos ante nuestras amistades estas dos maneras de afrontar la vida.

De verdad que os lo aconsejo con vehemencia. Creo que su lectura es una herramienta MUY útil que puede ayudarnos a huir de una sociedad ególatra y acomodada que impide superar dificultades naturales e implícitas en nuestro modo de vida actual. Os confieso que, además, estando en la estación de South Station en Boston -mientras esperaba un tren supuestamente de cercanías que tardó casi 2 horas en llegar-, una mujer se me identificó como maestra de escuela y me dijo que ellos estaban aplicando esta metodología desde hacía dos años y con grandes resultados, en cuanto las dinámicas de la consolidación del aprendizaje.

Nada más, si habéis llegado hasta aquí y no habéis tirado la toalla en cuanto visteis que no hablaba de deporte (intrínsecamente) o de experiencias personales y si de literatura, además de agradecéroslo (odio que la gente estereotipe al deportista como personas alejadas a la cultura), os invito a que leáis este libro y que, con un café virtual en las manos, podamos discutir sobre el mismo. Me gustaría saber vuestra opinión y si os ha impactado tanto como a mi. Un abrazo o beso transoceánico.

17 de octubre de 2018                                                                                                  Joan Plaza

(*) como siempre, disculpar los posibles errores gramaticales o sintácticos que podáis encontrar


Comentarios
  1. Svetlana   On   10 noviembre, 2018 at 15:09

    Hello coach!
    I want to thank you for advice to read this book.
    I have read it with great interest. The book is positive and gives a hope people to achieve success even you don’t have a talent.
    Then I was reading a chapter about business I was trying to compare it with the values of the company where I work. So it was positive.
    I think I agree that if you really want same thing and make a hard work, you can have a great result without talent. And if you have talent, but you don’t work to improve it – you will lose. Because if you want to stand still you must run. If you want to move forward you must run very fast.
    But I think if you work hard and you haven’t talent – yes, you can achieve success, but you never become a genius.
    But on the other side we know genius actors who could not pass the entrance exam to the theater institute. And we know genius whose talent was recognized many years after their death.
    In any case this book gives information for thinking and I thank you for this opportunity.
    Svetlana.

Deja una Respuesta

Tu dirección de email no será publicada.Los campos obligatorios están marcados *


Continuar leyendo


Buscar