Close-Out Drill, ejercicio mixto

Escrito por en 15 junio, 2017

CLOSE-OUT DRILL
Bien, este es un ejercicio mixto (M=Mixto, A=Ataque, D=Defensa, R=Rebote, etc…) en el que podemos enfocarlo para trabajar o fomentar aspectos ofensivos o defensivos según nuestras necesidades. Llamamos “Close-Out” a la acción de desajuste entre dos jugadores en movimiento, provocada por una ayuda, finta, rotación, etc., y tras la cual debemos recuperar a nuestro par en situación de desventaja para la defensa.

  • Trabajo por parejas (o con algún Entrenador en las labores opuestas a las que queramos estimular), distribuidas por distintas áreas, según rango y posición de los jugadores.
  • 1 balón por pareja

Partimos de una posición lógica para los jugadores (según sean más exteriores o interiores), y en la que un jugador con balón (3), pasará a su defensor (X3), posicionado a 4 metros –aproximadamente- de él mismo. Después de hacerlo, este se moverá en una u otra dirección, para recibir posteriormente el pase del defensor que intentará al mismo tiempo, recuperar su posición defensiva con la máxima celeridad y evitando un tiro rápido del atacante.

Si enfocamos el ejercicio hacia el ataque, estimular la capacidad del jugador a tirar rápido y sin miedo al punteo al que vaya a estar sometido décimas después, mediante distintos tipos de paradas de paso o de salto, será el primer reto. Mantener un equilibrio corporal que le permita “despegar y disparar” con celeridad será primordial. Con los años, provocar que el atacante no deba bajar y subir el balón, tras recibirlo a la altura de la cintura, pecho o cabeza, sino tan solo su-bir-lo, será un proceso determinante.

Después de empezar intentando hacer un tiro punteado en distancia, el siguiente paso ofensivo, buscará ser capaces de “leer” al defensor (analizando su velocidad, posición física que utilice para evitar el tiro, etc.), para así añadir una finta y… quedarse en el mismo sitio para tirar, o para añadir uno o dos botes y así realizar un tiro más cercano al aro o una siempre difícil “bomba” o una bandeja y ante las más que probables rotaciones de otros jugadores en defensa.

Si el ejercicio nos interesa para promover las aptitudes defensivas del jugador, varios serán los aspectos a tener en cuenta. Empezaremos tolerando un pase de vuelta al atacante más bombeado, que le permita un más cómodo ajuste con el atacante tras pasarle. El tiempo nos llevará a exigir a la defensa que la devolución sea, finalmente, cada vez más rápida y al pecho del tirador. Encontrar el equilibrio corporal será fundamental para intentar evitar un triple o tiro de dos fácil en la cara, pero también una penetración cómoda y a contrapié del atacante.

Así pues, salir con el brazo alzándose sobre la mano de tiro del atacante, será primordial, aunque sin descuidar la posición baja y flexible, que le permita reaccionar ante el bote a contrapié del atacante. Aquí hay una máxima que, si el Entrenador quiere fomentar según sus prioridades –mandarlo hacia el centro o hacia la línea de fondo-, se puede utilizar. Hacer que la nariz del defensor se alinee con el hombro externo del tirador, puede ayudar a que el atacante le resulte más fácil botar hacia el lado interno del campo y, por tanto, a prever una posible rotación del resto de compañeros en defensa. (os daré pronto algunos ejercicios específicos que os ayudarán en este sentido). Cerrar por sí mismo la penetración sería idílico, pero también el hecho de “no pa-rar-se”, si es finalmente desbordado, y así ayudar a quien le ayude posteriormente.

Acabar incidiendo en el rebote ofensivo y defensivo, aun no siendo el objetivo primordial del ejercicio, ayudará a crear esas bases invisibles, que permitan interiorizar el hábito de este apartado y que a menudo, tanto descuidamos.

Coach Plaza


Etiquetado como ,



Comentarios

Deja una Respuesta

Tu dirección de email no será publicada.Los campos obligatorios están marcados *


Continuar leyendo


Buscar